PERICIA JUDICIAL EXCON-ART

CRIMINALÍSTICA FORENSE - PERITOS JUDICIALES

La firma del maltrato - Psicografología en la violencia doméstica

La Psicografología permite extraer importante información sobre los rasgos característicos de la personalidad del autor de un texto manuscrito. Es una de las más eficaces formas conocidas para realizar un perfil psicológico con la innegable ventaja de poderse realizar "a distancia", física y temporal.

Mediante análisis psicografológicos podemos analizar la presencia de rasgos compatibles con determinadas patologías y tendencias en el comportamiento, como el perfil del maltratador, en personas de las que exista una duda razonable al respecto. Que una persona tenga un perfil característico de maltratador no implica necesariamente que lo sea, aunque sí nos muestra su elevada tendencia a desarrollar una actitud de maltrato en caso de encontrarse ante factores internos y externos que lo promuevan.


Según diversos estudios más de 600.000 mujeres afirman sentirse maltratadas actualmente en España. Por suerte la cifra disminuye a medida que crece el repudio social ante estas lamentables acciones. No obstante continúa siendo inaceptable el número de las mujeres (por ser mayoritariamente las que sufren el maltrato) que cada año acaban siendo víctimas de la violencia de género.

La pregunta que frecuentemente se nos formula a los Psicólogos especializados y a los Psicografólogos es si es predecible una actitud de maltrato, para ello analicemos el perfil del maltratador.

Perfil característico del maltratador

  • Los maltratadores suelen tener un alto nivel de dependencia, rasgo que suele ser común también a las víctimas de sus malos tratos, pero que en su caso viene acompañado de un carácter agresivo.
  • Generalmente muestran una gran seguridad en sí mismos, precisan someter y humillar al otro para que quede clara en todo momento su supremacía. Esta imagen pública contrasta con que frecuentemente tienen una mala imagen de sí mismos.
  • Existencia de sentimientos enfrentados, por un lado sienten una gran necesidad e incluso amor por su pareja, pero a la vez sienten una gran hostilidad con la que intentan mitigar carencias afectivas pretéritas. Por un lado odian a su pareja pero a la vez sienten una gran necesidad de estar en todo momento con ella.
  • Suelen manifestar un comportamiento propenso a los celos, generalmente sin fundamento real que los motive. Suelen sufrir un bajo nivel de autoestima, y con el fin de mitigarlo controlan y humillan a su pareja.
  • Aunque externamente muestran un perfil de gran fortaleza, su personalidad presenta numerosos tintes patológicos asociados a las múltiples carencias afectivas vividas y en la que existe una escasa auto-valoración. 
  • Poseen una baja o nula capacidad de empatía con los demás. 
  • Poseen rasgos característicos de manipulador.
  • Suelen tener una rígida visión de los papeles y estatus de los roles familiares.
  • Muestran una gran diferencia de comportamiento entre su vida pública y su vida privada.
  • Generalmente han sido víctimas o testigos de malos tratos. 
  • Intentan desautorizar a su pareja en presencia de terceras personas, socializan la humillación.
  • Ocasionalmente pueden sufrir adicciones a drogas o alcohol con el fin de distanciarse del mundo real.

Fases del maltrato

Según Walker en su Teoría del Ciclo de la Violencia, las fases que suelen encontrarse en un caso de malos tratos son las siguientes:
  1. Fase de acumulación de tensión: comienza a aparecer el abuso verbal continuado, aumenta la tensión y la irritabilidad, cada vez discute con más énfasis y más frecuentemente.
  2. Fase de explosión de violencia: el agresor castiga mediante agresión física.
  3. Fase de arrepentimiento: el agresor manipula solicitando ser perdonado, mostrando un gran arrepentimiento y siendo muy complaciente. Aparece la esperanza en la pareja de que es posible un cambio.
  4. Fase de negación: el agresor minimiza mentalmente la agresión y comienza a culpar a su pareja de estar exagerando, comienza a racionalizar y a justificar los motivos de la agresión.


Perfil grafológico del maltratador

Algunos de los rasgos más comúnmente observados en el análisis de documentos manuscritos por agresores domésticos son la suma de los signos característicos de las distintas conductas ya indicadas en el perfil psicológico del maltratador. La combinación de múltiples de estos signos gráficos en un documento deben hacernos ver que nos podemos estar encontrando ante el perfil característico de un maltratador.

Rasgos compatibles con la agresividad, con la manipulación o el engaño, con la falta de control sobre sus impulsos, rasgos propios de la rigidez y obsesión. Rasgos propios de los bruscos cambios de temperamento suelen aparecer en la grafía del maltratador. Enumeremos algunos:

AGRESIVIDAD

  • Escritura compacta
  • Escritura confusa
  • Rigidez gráfica
  • Finales acerados
  • Óvalos agudos en la parte inferior y/o superior
  • Barras de la t largas y/o adelantadas
  • Barras de la t en golpe de látigo
  • Barras de la t en v
  • Escritura en mazas
FALTA DE CONTROL
  • Letra t en golpe de látigo
  • Barra de la t adelantada
  • Presión irregular
  • Rasgos iniciales y finales largos
  • Inclinación exagerada 
  • Estrecho espacio entre palabras
POSESIVIDAD
  • Escritura en bucles
  • Óvalos abiertos en zona inferior
  • Escritura en arcadas
  • Barras de la t en lazo
  • Finales extraños en zona inferior
  • Escritura adosada
  • Óvalos cerrados a izquierda
  • Jambas largas
CELOS
  • Óvalos agudos en zona inferior
  • Escritura sobrealzada
  • Escritura acerada
  • Escritura angulosa
  • Confusión escritural, letras amontonadas
  • Arcadas rígidas
MANIPULACIÓN
  • Importante diferencia gráfica entre firma y texto
  • Escritura ilegible
  • Márgenes escasos, invadidos por texto
  • Márgenes laterales irregulares
  • Jambas invasivas
  • Ganchos, arpones gráficos
  • Finales de mayúsculas prolongados hacia abajo
  • Gran variabilidad en el espaciado entre palabras, letras y líneas
  • Tamaño gráfico irregular
  • Escritura complicada
  • Arcadas excesivas
  • Inclinación sinistrógira o desigual
  • Velocidad lenta
  • Velocidad explosiva, golpes de látigo
  • Borrones, suciedad gráfica
  • Escritura inacabada, letras omitidas o escritas negligentemente
  • Garras de gato


Referencias: 
Instituto de Ciencias del Grafismo - Seminario de Grafología Forense
UEMC - Pericia Psicografológica


Contacte con nosotros llamando al teléfono 644 030 145  o escribiéndonos desde nuestro apartado de CONTACTO