PERICIA JUDICIAL EXCON-ART

CRIMINALÍSTICA FORENSE - PERITOS JUDICIALES

Manfred Gnädinger - "Man de Camelle". Breve análisis psicografológico del último anacoreta de la Costa da Morte

Manfred Gnädinger, conocido como Man o El alemán de Camelle (Radolfzell am Bodensee, 27 de enero de 1936 - Camelle, 28 de diciembre de 2002), fue un pintor y escultor alemán que vivió como un anacoreta en la parroquia de Camelle, que pertenece al término municipal de Camariñas, en la Costa da Morte (Galicia).

 


Trató de llevar una vida lo más simple posible, elaborando esculturas al aire libre cerca de la playa donde vivía y cuidando su pequeño jardín.

Enamorado de la naturaleza, siguió una vida apartado de lujos y comodidades. Cordial y amable con los turistas y visitantes de su peculiar museo, en el que todos los visitantes debían realizar un dibujo para él, en unos curiosos cuadernos que había que devolverle al salir del museo y que él analizaba en profundidad, valorando la visión de su obra y de la naturaleza por parte de sus visitantes.Su filosofía, tal como manifiesta en el manuscrito, se basaba en la perenne esencia cíclica del mundo, plasmada en su obra por sus continuas circunferencias y esferas.

Nació y paso su infancia en Alemania, procedente de una familia de siete hermanos y estudió arte en Italia.

Impartió clases de arte en Suiza a personas con problemas de integración social. Su interés por la preservación del medio ambiente y la curiosidad por conocer la costa gallega lo condujeron a la Costa da Morte.

En mayo de 1962 llegó a un Camelle inmerso en las fiestas patronales del Espíritu Santo. Desde aquel día ese alemán solitario, educado y de buen aspecto y con cierto aire de turista acomodado, se instaló para siempre en el pueblo, comenzando su imponente obra artística, en la cual se produjo su transformación a anacoreta. Tras el accidente del petrolero Prestige y la posterior marea negra (noviembre de 2002) la mancha de petróleo daño sus esculturas. En los últimos días se le vio abatido, hundido por la inmensidad de la catástrofe medioambiental. Apareció muerto en su cabaña manchada de fuel. Se cree que el Alemán se dejó morir de melancolía y tristeza.

 


Considerado por muchos como la primera víctima mortal del Prestige, la conversión en museo público de su obra y legado continúa pendiente por parte de la administración, no así por sus convecinos y grupos de apoyo que han trabajado duramente por mantener vivo su legado naturalista. Muchos le conocieron por su obra, pero su amabilidad escondía a una persona seria y algo distante, intentaremos por medio de este estudio grafopsicológico acercarnos algo más a la personalidad de este singular protagonista de A Costa da Morte gallega.

Muestra gráfica:

 
 

Evaluación Psicografológica:
Evaluando el manuscrito, Manfred se mostraba como una persona afable, inteligente y con una gran capacidad de abstracción. Emocionalmente estable, maduro y adaptado a su entorno. Fue una persona obstinada, perseverante en sus principios, con una personalidad basada en unos fuertes valores morales. Era un idealista.

No era desconfiado ni se cerraba al entorno, tenía una gran capacidad de adaptación al medio. Se mostraba ante los demás de forma natural, llana y genuina. Su carácter en general era apacible y tranquilo aunque podría variar en defensa de alguno de sus principios morales. Era perfeccionista, organizado y disciplinado. Su forma de ser estaba marcada por un gran autocontrol.

Aunque no rechazaba el contacto social mostraba cierta timidez. Era una persona con gran creatividad. Bondadoso, sensible y sencillo tenía características compatibles con una gran austeridad.

Cuando algo entraba en conflicto con sus fuertes principios morales podía mostrarse como una persona intransigente e incluso agresiva, aunque generalmente era una persona sencilla y de trato amable.

A nivel intelectual apreciamos rasgos compatibles con una persona de gran inteligencia y una elevada capacidad de asimilación. Con un alto nivel cultural destacaba por su memoria y su enorme capacidad deductiva. Era una persona muy observadora.

A nivel grafopatológico no se aprecian en el manuscrito rasgos significativos compatibles con trastornos mentales u otro tipo de patologías de relevancia.


Contacte con nosotros llamando al teléfono 644 030 145  o escribiéndonos desde nuestro apartado de CONTACTO